5 hechos tecnológicos de la Nintendo 64 que desconocías

La Nintendo 64 salió a la venta en 1996 a nivel mundial y hasta nuestros días continúa siendo una consola muy popular. Además de definir la infancia de muchos jugadores, fue el hogar de grandes éxitos como Super Mario 64 y Zelda: Ocarina of Time. A pesar de su gran popularidad, hay algunas peculiaridades de la plataforma que no muchas personas conocen. Echa un vistazo a la siguiente lista para conocer cinco hechos tecnológicos poco conocidos sobre la Nintendo 64, la cual celebrará su 25º aniversario en 2021.

nintendo64 barcelona
nintendo64 barcelona

1. No fue la primera consola de 64 bits

Nintendo puso tanto empeño en defender la superioridad del hardware de su nueva consola que el término “64 bits” inmediatamente se asoció al nombre de la plataforma. Esto contrastaba con sus rivales de 32 bits, PlayStation y Saturn.

Un bit es una unidad de medida de información. En el contexto de los videojuegos de los años 80 y 90, el número de bits se refería al rendimiento de estas consolas, indicando la cantidad de datos que cada plataforma podía manejar por ciclo de procesamiento.

Lo curioso es que la Nintendo no sería la primera consola en contar con hardware de 64 bits. En rigor, este honor corresponde a la Atari Jaguar, lanzada en 1993. Fue la última consola de Atari y un rotundo fracaso comercial. Según algunos, la Jaguar era, en definitiva, un sistema de 32 bits con dos procesadores, para un total de 64 bits.

2. Tuvo una versión arcade

En los años 90, las máquinas arcade eran una plataforma relevante en la industria de los videojuegos. Por ello, Nintendo quiso demostrar las capacidades de la N64 al público fiel de las máquinas, que en aquel momento eran muy populares en los centros comerciales, bares y discotecas.

La máquina arcade basada en la Nintendo 64 original recibió el nombre de Aleck64. Fue creada en Japón como resultado de una colaboración entre SETA Corporation y Nintendo. Entre 1998 y 2003, se lanzaron un total de once adaptaciones arcade de juegos como Eleven Beat, Kurukuru Fever, Magical Tetris Challenge y Vivid Dolls. Aleck64 sólo estuvo disponible en Japón y nunca salió a la venta en Occidente.

3. El cartucho limitó el desarrollo de los juegos

En contra de la tendencia establecida por la industria, Nintendo apostó por los cartuchos para la Nintendo 64, en lugar de los CD utilizados en la PlayStation y la Sega Saturn. Esto tenía una serie de ventajas, como la posibilidad de ofrecer juegos que no requerían tiempos de carga. Sin embargo, el sistema tenía algunos inconvenientes.

Uno de ellos era la incapacidad del cartucho para competir con el CD en términos de capacidad de almacenamiento, o al menos a un coste razonable. Debido al limitado espacio disponible, los juegos de N64 carecían de medios como música y vídeos, en comparación con sus rivales de la época. Además, el sistema impedía el uso de texturas y modelos más complejos. Por último, estas limitaciones pueden haber perjudicado el catálogo de juegos, que fue dominado por los videojuegos de plataforma y los gráficos infantiles. 

4. Fue vendida en tiendas de conveniencia

La Nintendo 64 sufrió algunos retrasos, lo que aumentó la gran expectativa que había en torno al lanzamiento de la nueva consola. La compañía nipona, previendo la gran demanda y el posible caos, decidió reservar  para las tiendas de conveniencia una parte de las unidades disponibles. Esto alivió la demanda en las tiendas especializadas en videojuegos y de electrónica, pero también sirvió como herramienta de promoción de la N64.

Al principio, la Nintendo 64 no estaba disponible en las tiendas que no vendían este tipo de productos, pero con el tiempo se ganó un lugar destacado en estos establecimientos. Su campaña publicitaria se reforzó en el momento del lanzamiento, captando la atención de muchos consumidores que desconocían la llegada de la nueva consola.

5. Era conocida con otro nombre

Internamente, la Nintendo 64 era conocida como “Project Reality”, nombre en clave utilizado para ocultar el desarrollo de la consola en los pasillos del fabricante japonés. Nunca se pensó en utilizar este nombre para la versión comercial del producto, que, hasta poco antes de su lanzamiento, se pensaba llamar “Ultra 64”. La idea detrás del nombre es que sirviera para indicar que era superior a su antecesora, la Super Nintendo.

Finalmente, el nombre “Nintendo Ultra 64” nunca fue utilizado porque, cerca del lanzamiento, Nintendo descubrió que podría tener problemas en los tribunales. Esto se debe a que, en ese momento, Konami había registrado los derechos de uso del término “Ultra”, lo que motivó el cambio al nombre de Nintendo 64, tal y como la conocemos hoy.