Cómo la Inteligencia Artificial puede transformar la medicina

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!

Para comprender la necesidad de la Inteligencia Artificial en nuestro mundo podemos contar con un dato apabullante: en 1950, la información que tenía el ser humano se duplicaba cada 50 años; en la actualidad, se estima que la información se duplica cada 73 días. Por lo que, al término de un año, la información y el conocimiento generados por el ser humano se duplica 32 veces. Increíble. Sí, increíble pero cierto.

Desde la antigüedad, uno de los males endémicos de la humanidad ha sido la dificultad para compartir conocimientos y, de esta forma, para unir los puntos necesarios que llevan al progreso. De hecho, es uno de los recursos que han utilizado algunas entidades, como la Inquisición, para retrasar el conocimiento y mantener sus realidades. Sin embargo, en el tiempo de la información y la velocidad, la transmisión de conocimientos debería ser imparable. Aunque, por pura incapacidad por el volumen de conocimiento generado, este sigue siendo un lastre importante.

Por ello, es muy necesario la creación de algunas herramientas para transmitir este conocimiento casi en tiempo real. Encontramos Dezzai, un programa de inteligencia artificial para el sector sanitario.

¿Qué es Dezzai?

Dezzai es una empresa que ha desarollado una solución tecnológica para ayudar a las compañías farmacéuticas a la toma de decisiones gracias a la combinación de las inteligencias artificial y humana. Propone también un buscador de información médica cual, de una forma modular, ayuda a los profesionales sanitarios a encontrar la información que necesitan. La herramienta posee un motor de razonamiento que simplifica el encontrar la información deseada.

Estas soluciones existen gracias a la combinación de la inteligencia artificial con la inteligencia humana. El ser humano y la inteligencia artificial cooperando para encontrar la decisión adecuada. Y es que las soluciones tecnológicas no son suficientes sin el alcance humano. Las compañías farmacéuticas y de investigación médica pueden tener a su alcance todas las posibilidades de conocimiento, creando vínculos necesarios para el avance más rápido y efectivo. De esta forma, los sanitarios se mantendrán actualizados con la información que va apareciendo constantemente en cualquier parte. Dos personas que investiguen en la misma dirección podrán estar conectadas, o una persona que investigue y llegue a un hallazgo que sea beneficioso para otra investigación también. De esta forma, todas las horas invertidas en el avance sanitario tendrán aún más repercusión.

La inteligencia artificial permite extraer, archivar y organizar todos los conocimientos al tener miles de documentos en su base de datos. Con este motor de conocimiento, organizará de manera eficiente un mismo aspecto en los documentos más dispares que pueda hacer en sus archivos. De esta forma, el sector humano puede acceder a la información relevante y continuar con su tarea de investigación, o cerciorarse de ciertos aspectos que requiera para continuar.

Hace poco os contamos que la inteligencia artificial podría leer nuestras emociones a través de ondas. Por lo que hacer un uso responsable y productivo de ella es vital para nuestro mundo futuro.

La infoxicación como mal endémico de nuestro tiempo

La infoxicación es la sobrecarga informativa a la que está expuesta una persona. En muchas ocasiones, esta sobrecarga es negativa porque es información no filtrada, no relevante o incluso falsa. Por eso, tener herramientas que sopesen de manera automática toda esta información es crucial. Ya que estaremos en la otra cara de la moneda, es decir, es desconocimiento por sobrecarga de conocimiento.

Estas herramientas que cooperan con la inteligencia artificial proponen unas acciones que repercutan de forma positiva en las personas afectadas por la propia información:

  • Predecir patrones de comportamiento de no adherencia para detectar posibles pacientes no adherentes.
  • Generar conversaciones en un entorno de confianza.
  • Proporcionar contenidos y servicios personalizados según el perfil del paciente.

Dezzai dispone de una plataforma encriptada para construir una comunidad virtual exclusiva para médicos. En ella los profesionales sanitarios podrán intercambiar opiniones y obtener información relevante mientras tienen la certeza de que están entre compañeros de profesión y que cualquier dato sensible estará siempre a salvo.

Examen para la Inteligencia Artificial

Tener en cuenta la historia de la creación de la IA hace que su utilización sea responsable y con conocimiento. Igual que es importante conocer cómo sabemos que una inteligencia artificial lo es. En ComputerHoy nos hablan del Test de Turing, llevado al cine.

En 1936 Alan Turing publicó su concepto de máquina universal, que básicamente describía lo que era un algoritmo informático, y un ordenador. En 1950 formalizó el inicio de la Inteligencia Artificial con su Test de Turing, una prueba que define si una máquina es o no inteligente. Si un humano y una IA se enfrentan a las preguntas de un interrogador y ese interrogador no puede distinguir si las respuestas provienen del humano o de la IA, entonces la IA es inteligente.

En 2014, por primera vez una IA superó el Test de Turing.

Hacía 65 años que se buscaba que una IA superara este test. Una vez logrado este hito en la historia del mundo, la inteligencia artificial ya no puede más que avanzar ayudando al ser humano a progresar y a tener una mayor facilidad para continuar.