¿Cuál es la diferencia entre Office 2016 y Office 365?

Es más que obvio, que en la actualidad, gran cantidad del trabajo diario se realiza desde los programas ofimáticos, donde Microsoft Office es posiblemente el más conocido y utilizado.

Anteriormente, la empresa de Redmond ofrecía un único servicio o software ofimático, que era Microsoft Office, pero desde las últimas versiones, Microsoft ha apostado por el desarrollo de una suite completamente funcional basada en la nube, que pasó a llamarse Office 365. Conocer las diferencias entre Office tradicional -ahora en versión 2016- y Office 365, es esencial para saber elegir correctamente el que se necesita.

Contenido del Artículo

¿Se solapan o se complementan?

La razón de ser de Office 365 era ofrecer una competencia directa a sistemas como los de Google Docs, que pudieran trabajar desde la nube y con colaboración en tiempo real, por lo que se trata de una de las suites ofimáticas más completas del mercado, por no decir la principal.

Office 365 es un complemento online para los que utilizan Microsoft Office 2016, siempre y cuando se tenga una licencia válida, para lo cual sigue estos pasos. Pero de la misma manera, Office 365 es una suite ofimática completa, por lo que puede usarse sin necesidad de tener la otra, y viceversa. En este último caso, también se puede tener espacio en la nube, pero con funcionalidades limitadas.

Principales diferencias entre ambas versiones

Finalidad

Office 365 es una suite ofimática desarrollada para funcionar en la nube, por lo que se necesita únicamente un navegador o las aplicaciones oficiales para poder utilizarla.

Office 2016 es el tradicional paquete ofimático que Microsoft distribuye para instalar en ordenadores portátiles y de sobremesa, por lo tanto, es una opción para los que siguen trabajando de la manera tradicional con versiones anteriores.

Métodos de compra

Una de las diferencias más importantes entre ambos productos ofimáticos de Microsoft, es el método de cobro por el servicio o producto.

Y es que esencialmente es eso:

  • Office 365 es un servicio que se cobra anualmente mediante suscripción, con diversas modalidades de pago, dependiendo de los planes escogidos -variando en espacio de almacenamiento, aplicaciones utilizadas, cantidad de dispositivos, entre otras tantas funcionalidades-.
  • Office 2016 es un programa ofimático que se paga al momento de la compra, y posteriormente la licencia válida, que no suele variar en precio, ya que la más buscada es la versión Professional Plus.

Trabajo en la nube

Office 365 es la mejor suite ofimática para trabajar en la nube, posiblemente, y por esa razón, cada vez más personas se preguntan si realmente vale la pena comprar la versión tradicional del paquete ofimático, o directamente, adquirir una suscripción anual del servicio en la nube ofrecido por la misma empresa.

En la realidad actual, donde la mayoría de los trabajos ofimáticos tienen como finalidad ser compartidos, enviados o se pretende colaborar con otros compañeros, las soluciones basadas en la nube pueden ser las mejores para aligerar la carga de trabajo y ser más productivos, ya que requieren menos recursos de hardware y son compatibles con todos los sistemas operativos, incluso, para su instalación en servidores dedicados.

Por su parte, para los que trabajan de la forma tradicional, para quienes no siempre tienen una conexión a internet estable, pero que requieren trabajar con documentos, hojas de cálculo, presentaciones o bases de datos, la versión de Office 2016 -el paquete tradicional- puede ser la solución más acertada.A fin de cuentas, todo dependerá del uso que se le quiera dar y las necesidades mismas que tenga el usuario, ya que lo que funciona para uno, puede no ser válido ni remotamente para el otro. Sin que ello signifique que una versión de Microsoft Office sea realmente superior a la otra, sino más bien, se trata de servicios que tranquilamente pueden complementarse para configurar una experiencia productiva superior, algo que se agradece en estas últimas versiones.