Deberías comprar un dominio para tu página web

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!

La construcción y gestión de una página web requiere de muchos aspectos y factores, que deben cuidarse con detalle para conseguir el mejor rendimiento. El acceso a Wix para encontrar el dominio que dirigirá al sitio es el primer paso de un largo camino que tiene como objetivo situar la página web en una buena posición dentro de su sector y mercado.

El dominio es clave. Se trata de la dirección que los internautas escriben en su navegador o la que aparece en los resultados de búsqueda de los buscadores. Su elección es una decisión fundamental en el éxito de la página web. Es la primera toma de contacto entre los usuarios y el portal; y tiene, por lo tanto, un claro componente de marketing. La búsqueda de la dirección idónea se rige por muchos condicionantes, si bien hay dos principales y que merece destacar. Por un lado, el nombre comercial del producto objeto de la web; si existiese el caso. La mayoría de empresas buscan una URL con su propio nombre, ya que es la mejor manera de que los usuarios identifiquen la marca en Internet. Otro factor que también es importante y sigue criterios de posicionamiento. Se trata de la actividad relacionada con la página. Un taller de coches, por ejemplo, puede buscar un dominio en el que se mencionen palabras relacionadas con su sector como automóvil, reparaciones, talleres, etc. En ese caso, el nombre elegido tendrá un efecto a nivel de posicionamiento en buscadores cuando los usuarios busquen sitios web de dicho sector. No obstante, es solo uno de los muchos criterios que posicionan a una página, así que no debe ser un condicionante decisivo a la hora de elegir el dominio. 

Estructura web

La estructura de un sitio web también es un aspecto clave en su posicionamiento, tanto desde el punto de vista técnico como de diseño o lenguaje. En ese sentido, el portal debe agrupar sus secciones y contenido de una forma ordenada y lógica; lo cual recibe una valoración muy positiva entre los buscadores, donde Google juega un papel destacado. Los sitios bien desarrollados tienen una página principal y otras secundarias, de manera que se organiza todo en secciones que siguen una línea común. El internauta ve el resultado final, si bien detrás hay un desarrollo interno cuyo trabajo se centra en desarrollar dicha estructura bajo una serie de cuestiones técnicas adecuadas. 

El diseño es otro punto importante de una página web que influirá de forma decisiva en sus posibilidades en Internet. A nivel de usuario, los diseños deben seguir una línea adecuada a las características del producto correspondiente, ya que si la relación no es la correcta, el usuario que accede a dicha web puede perderse y difícilmente volverá a ella. En cuanto a criterios de posicionamiento, los buscadores premian a las páginas web que ofrecen un diseño correcto y proporcionan la información que el usuario busca, por supuesto, aquellas que se adaptan a los diferentes dispositivos electrónicos también son premiadas. Es decir, su visualización es la correcta en teléfono móvil, ordenador y tablet. El tamaño de la pantalla cambia radicalmente y es importante que el sitio se vaya adaptando a los diferentes formatos. Una web que no es ‘responsive’, es decir, que no tiene una versión para Smartphone, es fuertemente penalizada por Google. Hoy en día resulta difícil ver esta situación, si bien puede ocurrir en desarrollos realizados hace años. 

La profesionalización del trabajo del desarrollo web ha alcanzado niveles muy óptimos y se ejemplifica en la propuesta de Wix, una plataforma de creación de páginas web en la que el usuario puede hacer su propio portal gracias a las numerosas herramientas disponibles. La ventaja de Wix es que ofrece un gran abanico de opciones de desarrollo web, con plantillas que se adecúan a diferentes objetivos y mercados. 

Contenido optimizado

La gestión del contenido es otro punto destacado que influye en el posicionamiento de un sitio web en Internet. Esto hace referencia a los títulos y textos publicados, así como a su organización. La Meta Web, por ejemplo, son las etiquetas que se incorporan en el encabezado de una web y que permite a los buscadores tener un escaneado rápido de sus características. Es solo un punto de los muchos que se deben considerar para posicionar una web de la mejor manera posible, de acuerdo con el lenguaje y las publicaciones. Además, en función del público objetivo, los textos se publican con unos conceptos e ideas determinados, buscando que se liguen a unas búsquedas concretas para conseguir acotar el target y llegar a aquellos usuarios que están interesados en el producto. Aquí es importante tanto las etiquetas, como los títulos de cada espacio dentro de la web o las palabras y frases empleadas en las descripciones del contenido. Se valora que este sea original y propio, ya que el plagio está penalizado. Otro factor beneficioso es el de ofrecer un contenido actualizado, ya que transmite la idea de que es un portal vivo y que está en funcionamiento, lo cual tiene una gran aceptación entre los buscadores.