¿Qué son los cobots y en qué se diferencian de los robots?

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!
cobots robots
cobots robots

Como una prueba clara y fidedigna de los avances tecnológicos, los cobots se han convertido rápidamente en los mejores aliados para empresas e industrias de pequeño y gran alcance.

Estos están pensados para proporcionar a los sistemas productivos un apoyo controlado y fácil de manejar, eliminando los inconvenientes frecuentes generados por maquinarias complejas. ¿Te interesa saber más sobre estos aparatos? Conoce justo aquí las mejores cualidades que pueden ofrecerte.

¿Qué son los cobots?

Haciéndole honor a su nombre de “robots colaborativos”, estos aparatos son robots de pequeña escala, rediseñados para potenciar los procesos productivos dentro de las empresas, con un menor esfuerzo.

Han ganado un amplio terreno desde su creación, favoreciendo a las organizaciones con un listado firmemente conformado por ventajas productivas y económicas, desplazando así a los robots convencionales.

Los cobots se caracterizan por ser dispositivos ricos en inteligencia artificial, versatilidad y seguridad. Sus modelos son realmente variados, pero se normalmente están conformados por un brazo robot que hace posible la realización eficaz de todo tipo de tareas.

cobots
cobots

¿Un robot y un cobot son lo mismo?

Los robots industriales se han posicionado, por largos años, como uno de los recursos más útiles cuando de producción rápida y a gran escala se habla. Aun así, estos han acarreado consigo una larga serie de inconvenientes para la mano de obra humana que, con el tiempo, terminan afectando los procesos.

Los cobots buscan solucionar de la mejor forma esos problemas, con sistemas operativos diferentes que convierten las tareas más complicadas en procedimientos fáciles y seguros. Además de sus ventajas en cuanto a la manufactura, resultan de las opciones más económicas para la industria, facilitando incluso el trabajo del personal humano. Echa un vistazo a sus principales cualidades que logran distinguirlos entre los robots convencionales:

Seguridad garantizada  

Como un robot diseñado para apoyar el trabajo humano, su uso resulta totalmente seguro, incluso en espacios reducidos. Esta cualidad se convierte en una de las principales diferencias en comparación con los robots industriales, quienes deben ser instalados en espacios alejados de las personas.

Los cobots, además, están equipados con sensores inteligentes capaces de detectar la presencia de individuos, activando un modo de trabajo a menor velocidad que resulte seguro para ambos. De esta manera eliminan en gran medida el porcentaje de riesgos generados por maquinarias convencionales.

Multiusos

Los robots industriales son diseñados para realizar una sola tarea predeterminada, con movimientos repetitivos automáticos que difícilmente pueden ser cambiados.

En su lugar, un cobot puede funcionar como un aparato completamente versátil, con diferentes modos operativos que permiten la configuración y adaptación a nuevas tareas. Así se evita la necesidad de comprar maquinaria diferente para mínimos trabajos que pueden ser realizados por un solo dispositivo.

Uso sencillo y controlado

Para beneficios de la mayoría de empresas, los cobots resultan aparatos que pueden ser operados por cualquier individuo. Esto quiere decir que, la necesidad de encontrar personal extra solamente para el manejo de maquinaria ya no es un problema.

Además, sus procesos pueden ser ajustados a diferentes velocidades, según lo requiera la tarea. Convirtiéndolos en aparatos realmente fáciles de manejar y de pequeños tamaños, a pesar de estar dotados con tecnología de alta gama.

Económicos

Siendo aparatos creados para ahorrar problemas a las industrias, los robots colaborativos ofrecen periodos de durabilidad realmente asombrosos. Pero no solo esto, también poseen cualidades especiales capaces de velar por la protección del sistema y su instalación no requiere de mayores gastos.

Estos aparatos se convierten en la inversión perfecta para aquellas empresas en búsqueda automatizar sus procesos productivos. De esta forma se elimina en gran escala las pérdidas masivas de dinero generadas por gastos de mantenimiento o reemplazo imprevisto de maquinaria.