5 cosas que aprenderás jugando The Last of Us

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!

Día a día aprendemos cosas nuevas, ya sea mirando la TV, leyendo un libro o inclusive jugando videojuegos. Existen numerosos títulos que nos dejan grandes lecciones de vida, por lo que merecen gran reconocimiento por el público gamer.

Un ejemplo claro es The Last of Us, que nos regala a través de su historia grandes aprendizajes.

A continuación, te hablaremos de 5 cosas que aprenderás jugando este título.

1. Sé discreto

A nadie le gustan los sabelotodos y los exhibicionistas. El juego deja en claro este mensajes: No te jactes de tus logros ni te aproveches de los demás para eso. 

Ser discreto también será una necesidad si quieres sobrevivir más de una semana en un mundo lleno de amenazas, como corredores, clickers y cazadores.

2. Cada historia tiene dos caras 

En The Last of Us se nos presentan dos facciones diferentes que se formaron después del fin del mundo: los cazadores y las luciérnagas. Cada lado tiene su propia historia y lucha por su causa.

Sin embargo, a veces no se trata sólo de la verdad o la mentira, sino de qué verdad quieres creer.

3. Elige en quien confiar 

La vida te dará innumerables amistades, conocerás gente, contarás secretos, confidencias y sueños. Tampoco querrás arrepentirte, así que elige en quién confías, elige bien tus amistades. 

4. Improvisar es un arte 

La vida está llena de momentos inesperados y es entonces cuando verás si tienes el arte de la improvisación o no. 

5.  El dinero no lo es todo.

Como muchos mencionan: Lo que mueve el mundo es el dinero, pero nunca dejes que el dinero te mueva. No hasta el punto de olvidar lo que realmente importa: la felicidad. 

Suena como un libro de autoayuda lleno de clichés y fantasías, pero a veces la verdad es simple. El dinero es necesario, pero no lo es todo en esta vida. 

Más aún en un mundo post-apocalíptico donde la economía ha muerto. Si no quieres ser el próximo en morir, es bueno pensar en nuevas formas de sobrevivir, porque el dinero no te salvará.