De tienda física a online: el e-commerce y cloud computing

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!

La crisis del coronavirus ha golpeado a todo el mundo de una forma muy dura. El cierre de los comercios ha hecho que muchas personas pierdan una gran cantidad de dinero, pero aquellos que han sufrido menos, e incluso ganado con esto en algunas ocasiones, han sido las tiendas online. Al no tener que ‘abrir puertas’, quizás es el momento de plantearse, ¿y si hago una tienda online?

A no ser que se trate de grandes plataformas o con un público muy específico, las tiendas online no son sustitutivas de las tiendas físicas sino una buena forma de complementarlas. Tienen muchísimas ventajas, entre las cuales se encuentra el hecho de que se puede comprar las 24 horas en ellas y no es necesario ‘levantar y bajar la persiana’ para que los clientes puedan acudir a ella.

Crear una tienda online puede parecer algo complicado pero existen muchas opciones relativamente sencillas para poder llevar todos los productos de una tienda a una versión en línea. Por ejemplo, cualquier persona con un mínimo de conocimientos puede crear una tienda online haciendo uso de plataformas como Commerce Tools.

Cómo crear una tienda online

Para poder crear una tienda online lo mejor es dejar el trabajo en manos expertas. Sin embargo, aquellas personas que no tienen mucha experiencia con las nuevas tecnologías también pueden dar sus primeros y crear tiendas sencillas que permitan a los usuarios comprar los productos sin mucha dificultad o, por lo menos, ver el catálogo online para la venta física.

Existen plataformas drag and drop que permiten simplemente arrastrar los elementos, para llevar el proceso de creación lo más visual, intuitivo y sencillo posible. Basta con disponer de los elementos gráficos y los datos del producto para poder añadirlos a la tienda. Algunos ejemplos de plataformas que permiten el drag and drop más populares son WooCommerce y PrestaShop. Sin embargo, dependiendo de qué proyecto se quiera llevar a cabo existen otras alternativas como la plataforma Commercetools que, por ejemplo, permite convertirse en el propio proveedor de una plataforma que permita agregar a terceras personas para ofrecer sus productos a través de una plataforma en la nube.

Trasladar tu tienda a la nube

La Nube
La Nube

Si ya cuentas con una tienda online tradicional entonces ya tienes un buen tramo recorrido, pero quizás quieras dar un paso más allá y mejorarla, ¿cómo? Migrando la tienda en línea a la nube.

Son muchas las plataformas de e-commerce que han decidido dejar atrás plataformas tradicionales para migrar a la nube, con todas las ventajas que el cloud computing ofrece para este tipo de servicios. ¿Cuáles son dichas ventajas?

  • Ahorro de costes: Poder contar con una infraestructura a la que se accede remotamente favorece el ahorro de coste en gran medida en muchas áreas distintas como pueden ser el hardware, infraestructura y soporte, así como también en los gastos de mantenimiento. Gracias a este importante ahorro frente a otras opciones, no sólo las grandes marcas pueden permitirse vender en línea sino que también es accesible para pequeñas empresas que quieran iniciar en el e-commerce o negocio electrónico.
  • Escalabilidad: Mientras que muchos servicios tradicionales pueden llegar a estancarse frente a un crecimiento exponencial o inesperado de una tienda, y que a su vez se cuente con un exceso de recursos cuando la demanda se ve reducida, la tecnología de la nube permite adaptar los recursos a las necesidades que pueda tener una plataforma en cada momento.
  • Facilidad de gestión: Tener todo a golpe de clic es sin duda una de las mayores ventajas que ofrece migrar una tienda a una plataforma cloud, y es que todas las herramientas que se ofrecen son increíblemente intuitivas. Además, por lo general, se cuenta con herramientas de asistencia e información que facilita el mismo proveedor de servicios en la nube que transforma a este sistema en una opción muy interesante para comenzar con un negocio en línea.
  • Seguridad: Mientras que la mayoría de servicios de hosting tradicionales cuentan con sistemas de seguridad más o menos fiables, las plataformas cloud ofrecen un nivel mayor de seguridad. Los datos almacenados en la infraestructura virtual permiten que la web se encuentre operativa en todo momento y se disminuye el riesgo que se deriva tanto de averías como por ataques o robos de información. Sin duda alguna uno de los puntos más importantes a tener en cuenta, ya que el robo de información o la pérdida de datos por parte de un negocio online puede acarrear muchos problemas tanto organizativos como legales.

Conociendo las ventajas que tienen las plataformas cloud se pueden combinar, tanto proveedores de servicios para plataformas e-commerce con los proveedores de servicios cloud. En muchas ocasiones ambos servicios se ofrecen juntos para facilitar las cosas, así se pueden ver uniones como en el whitepaper que han creado, y que puedes leer en el siguiente enlace de Commercetools y Google Cloud, una ofreciendo la plataforma para las ventas y otra la infraestructura en la nube.

Si te decides a optar por estos servicios en la nube es importante saber que existen distintos tipos de cloud computing que son utilizados para proveer los servicios a todos los usuarios. Conocerlos es fundamental para poder escoger el más adecuado a cada tipo de proyecto. Varían dependiendo de su nivel de propiedad y el nivel al que operan. Los tipos de cloud computing más utilizados que se pueden encontrar según su nivel de propiedad son:

  • Nube pública: Se trata de una nube dedicada tanto para particulares como para pymes o grandes empresas, aunque son estos últimos los principales usuarios de este tipo de nube, y es que ofrecen un gran nivel de implementación mientras que cuentan con un mantenimiento mínimo. Son mucho más económicas que las nubes privadas, aunque dependiendo del proveedor y de sus servicios en los niveles públicos es posible que, en el apartado de seguridad, se quiera reforzar con una segunda capa. Algunas de las opciones más populares que se encuentran en este sector, y que también utilizan grandes empresas, son el cloud computing de Amazon y Google.
  • Nube privada: Sin duda alguna el tipo de nube más segura que existe al trabajar en local. Se trata de las nubes exclusivas de las empresas. Se encargan de aportar únicamente el sistema, pero tanto el hospedaje como el mantenimiento ha de ser realizado por la empresa que contrata este tipo de nube. Además de la seguridad, otra de las principales ventajas es que el hardware se puede adaptar específicamente a las necesidad de la empresa, aunque se tendrá que asumir los costes de mantenimiento y actualización, así como también se requiere de personal experto en la materia para poder llevar a cabo dicho mantenimiento.
  • Nube híbrida: La mezcla de la nube pública y privada. Idónea para aquellas empresas que manejan información delicada (almacenando dichos datos sensibles en la nube privada mientras que el resto se guarda en la pública) o que pueden requerir de una rápida escalada, en cuyo caso se pueden aferrar a la nube pública que se puede implementar de forma rápida.

¿Qué tipo de nube conviene a tu negocio? Todo dependerá del proyecto que tengas para tu plataforma de e-commerce. Si se trata de un gran proyecto es muy probable que la mejor opción, en caso de poder hacer frente a los costes, sea una nube privada, mientras que los proyectos pequeños estarán mejor en una nube pública o híbrida, especialmente si se espera una gran escalada o si se desconoce el impacto que puede tener.

online
Negocio online