Puerto USB 3.0: conoce todo lo necesario

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!

La tecnología avanza cada día a pasos agigantados, con ella ha llegado el puerto USB 3.0, una versión con grandes características. Este puerto cuenta con velocidades de transferencia increíbles, que seguramente te serán de gran utilidad, si quieres saber un poco más sobre él, sólo sigue leyendo. 

¿Qué hace destacar a la tecnología del puerto USB 3.0? 

La creación de la tecnología USB 3.0 se dio cerca del 2008, donde se ofrecía una velocidad que dobla a la USB 2.0. Esto conlleva grandes cambios en los sistemas de transferencia de datos, pues significaba una velocidad realmente increíble. 

El USB 3.0 se encarga de transferir datos a 600 MB/s, una velocidad increíble considerando que las 2.0 solo funciona con 60 MB/s. Con el pasar de los años, se han hecho algunos cambios, permitiendo que, algunos puertos con la última versión, puedan transferir hasta 2500 MB/s. 

Esta velocidad quizá no se haga notar demasiado en casa, pues las transferencias a dispositivos como pendrives, no requieren de grandes características. El gran recibimiento de esta conexión se da en sentido a la transferencia de datos entre ordenadores, pues significa una agilización increíble. 

Conocido como SuperSpeed USB, un puerto USB 3.0 puede agregar otras características como un aumento en la velocidad de carga de los dispositivos. También destaca el hecho de que esta puede ofrecer un mejor manejo de la energía, logrando disminuir el consumo y mejorar la eficiencia. 

Contar con esta tecnología abre las puertas a una inmensa variedad de posibilidades, entre ellas, la compatibilidad con versiones anteriores. El problema recae en que al utilizar tecnología USB 3.0 con otras 2.0 la velocidad se reduce a la de la segunda. 

¿Es necesario contar con un puerto de USB 3.0? 

Aunque pocos dispositivos convierten este requerimiento en una exigencia, implementar un puerto USB 3.0 puede tener muchísimas ventajas. Principalmente el hecho de que ayuda a reducir el consumo y las funciones son mucho más inteligentes que con otros dispositivos. 

El hecho de que muchos equipos en la actualidad cuentan con un conector USB de tipo C, que se ve acompañado por esta tecnología; hace que cada vez la implementación del USB 3.0 se haga más inminente. 

Dispositivos como algunos móviles de marcas como Xiaomi, Samsung o Apple, integran esta tecnología para que la transferencia de datos sea en cuestión de segundos. A un puerto USB también se le integra con posibilidad de transferencia de energía, útil para alimentar dispositivos externos o cargar la batería de otros. 

Con este puerto, la eficiencia energética se mejora de manera increíble, logrando agregar a algunos dispositivos la posibilidad de cargarse de manera casi inmediata. Otro aspecto importante es que muchos dispositivos pueden desactivarse gracias a su conexión con este puerto. 

¿Cuáles son las características de un puerto que pueda contar con USB 3.0? 

En ordenadores, existen dos tipos de puerto USB 3.0 uno A y uno B, adicionalmente, esto pueden tener diferentes capacidades de transferencia. Un puerto A es el más tradicional, caracterizado por su integración en la mayoría de los ordenadores e incluso, en dispositivos como los discos duros externos. Este posee un ancho de 11,5 mm y una altura de 4,5 mm. 

Por otra parte, los puertos USB de tipo B son un poco más pequeños, con 8,45 mm de ancho y 7,78 mm de alto. Este es comúnmente utilizado para dispositivos como las impresoras, scanner, telefax y muchos otros dispositivos de oficina.  

Al hablar de velocidad, se debe mencionar que la tecnología USB 3.0 ha evolucionado; por ende, según la versión que posee el puerto, la velocidad habrá de variar. Aquellos con tecnología básica, es decir USB 3.0, transfiere 600 MB/s.  

Luego, la evolución crea la tecnología USB 3.0 Gen, que se divide en dos particiones, Gen 1 y 2, luego se agrega la 2×2, la más novedosa. Estas poseen velocidades de transferencia que destacan al sobrepasar límites que eran impensables y que actualmente brindan posibilidades excelentes. 

En el caso de la USB 3.0 Gen 1, la velocidad es de 5000 MB/s, casi 10 veces la de la tecnología original. Luego, la Gen 2 logra alcanzar los 10000 MB/s, finalmente la Gen 2×2 dobla esta velocidad con 20000 Mb/s. Un puerto USB 3.0 puede soportar con facilidad estas capacidades de transferencia, pudiendo mejorarse si se avanza a un puerto 3.1 o 3.2.