Ventajas del lavavajillas industrial: por qué evitar un lavavajillas doméstico en tu negocio

¡Ayúdanos con 5 estrellas para seguir creciendo!

Desde la aparición de los lavavajillas, éstos han estado presentes no sólo en las cocinas de los hogares sino también en bares y restaurantes. El uso de estos electrodomésticos ha facilitado enormemente la tarea de la limpieza.

De la misma forma que comenzaron a utilizarse en los hogares, los lavavajillas también han sido fundamentales en todos los locales de restauración. Pero lejos quedaron los momentos en los que se tenían que conformar con lavavajillas domésticos en estos establecimientos.

Ahora existen una infinidad de lavavajillas industriales entre los que escoger, desde el clásico lavavajillas industrial 50 x 50 a otros de tamaños menos utilizados como los 30 x 30.

¿Utilizar un lavavajillas doméstico en un bar/restaurante?

Cuando los lavavajillas industriales tenían un precio demasiado elevado en el mercado era muy común ver un lavavajillas doméstico en las cocinas de los locales de restauración. Hacían la función con un buen resultado, a pesar de las limitaciones que estos tienen.

Han sido durante mucho tiempo una solución para las cocinas con poco personal, así como aquellas que son bastante limitadas y tienen un alto volumen de trabajo. Mientras el friegaplatos se encarga de una parte de la vajilla de forma manual, el lavavajillas puede encargarse de otra de forma automática. De esta forma se puede tener el trabajo hecho rápidamente cuando es necesario.

Afortunadamente, los lavavajillas industriales han evolucionado enormemente y su precio ha caído en picado. Son mucho más asequibles y todos los bares/restaurantes pueden permitirse uno.

A diferencia de los de uso doméstico, aquellos pensados para la tarea industrial tienen un mayor espacio y son mucho más eficientes con la energía y el agua utilizadas para llevar a cabo sus funciones, además de que están diseñados para altas cargas de trabajo diarias.

lavavajillas
lavavajillas

Ventajas del lavavajillas industrial

Dejar de lado el lavado a mano o el uso de un lavavajillas tradicional para dar paso a un lavavajillas industrial tiene muchos beneficios muy interesantes que pueden mejorar la calidad y la velocidad del servicio, al menos en lo que a higiene se refiere en los locales de restauración.

Reducido consumo energético: Puesto que un lavavajillas industrial tiene que servir a un negocio y tiene un volumen de trabajo muy alto, estos lavavajillas están ideados para consumir el mínimo de electricidad posible a la hora de hacer su trabajo. No sólo se mejora notoriamente la eficiencia energética con respecto a los electrodomésticos tradicionales para la limpieza sino que también lo hace con respecto a otros lavavajillas industriales obsoletos.

Capacidad de limpieza de menaje: A diferencia de los domésticos, los equipos industriales han sido creados no sólo para funcionar con una mayor continuidad sino que además cuentan con una mayor capacidad. Si bien existen distintos tipos de lavavajillas que se adaptan a los diversos negocios, todos cuentan con una mayor capacidad que los modelos domésticos.

Limpieza, desinfección y secado: Mientras que un lavado manual ayuda a eliminar la suciedad del menaje, por normativa un lavavajillas industrial se encarga de limpiar y desinfectar todo el menaje, además lleva a cabo el secado de la vajilla, por lo que una vez terminada su tarea el menaje podrá ser utilizado nuevamente.

Ahorro de tiempo: No sólo se consigue un gran ahorro de tiempo al evitar tener que lavar a mano todos los platos, vasos y cubiertos sino que además la velocidad a la que son capaces de limpiar el menaje es increíblemente mayor que en los modelos domésticos.

Tipos de lavavajillas

¿Qué tipo de lavavajillas industrial tengo que escoger para mi negocio? Es una pregunta que se hacen muchas personas a la hora de equipar las cocinas de los locales de restauración. Lo cierto es que hay una amplia variedad de modelos, así como de tipos de lavavajillas industriales que se pueden distinguir en el mercado.

En líneas generales, existen tres tipos distintos, cada uno con sus ventajas frente a los demás.

Lavavajillas de cesta:  Los más económicos, están pensados para los locales más pequeños. Aquellos con cesta tienen un tamaño reducido, pero además cuentan con una eficiencia excelente, con un reducido consumo de agua y gasto de electricidad. La mejor opción para aquellos negocios que no necesitan lavar demasiados platos y que quieren mantener sus gastos en limpieza al mínimo.

Lavavajillas de arrastre: Son los más grandes, tienen una capacidad increíble permitiendo lavar una enorme cantidad de menaje de una vez. El lavado es muy rápido, pero el volumen de trabajo y su velocidad se pagan, son los lavavajillas industriales más caros. Están ideados para los locales más grandes, como restaurantes de hoteles.

Lavavajillas de cúpula: De lo más comunes y solicitados, los lavavajillas de cúpula tienen una capacidad media para poder lavar la vajilla, también son capaces de realizar los lavados de forma muy rápida y son realmente eficientes.

Además de los lavavajillas ‘tradicionales’ existen otros electrodomésticos pensados para la limpieza, como lo son los lavavasos, pensados únicamente para los vasos, y los lavautensilios, que permiten lavar todo tipo de utensilios de cocina, con un diseño alargado para poder meter en ellos una gran variedad distinta como ollas o incluso paelleras.